La empresa rusa Kviku se incorpora a Mintos

30.08.2018

mintosblog

¡La plataforma ya cuenta con un nuevo originador de préstamos procedente de Rusia! Kviku es una plataforma fintech líder del sector que, en la actualidad, proporciona soluciones en línea de crédito a plazos y en puntos de venta a prestatarios en Rusia y Kazajistán. En 2018, la empresa planea expandir sus servicios a España y Polonia. Kviku es el sexto originador con operaciones en Rusia que se une a Mintos. Desde hoy, ya puedes invertir en sus créditos al consumo concedidos en Rusia y denominados en euros (EUR) y en rublos rusos (RUB).

Fundada en 2013, fue una de las primeras empresas fintech en competir con los bancos tradicionales en Rusia. La empresa opera completamente en línea y ofrece un servicio rápido, fiable, cómodo y transparente. Kviku concede préstamos a través de su tarjeta de crédito virtual y sus socios en puntos de venta. Asimismo, cuenta con una licencia de microfinanciación para operar en Rusia. La primera vez, los prestatarios pueden solicitar un préstamo de hasta 300 EUR para realizar compras en línea o de forma presencial. Para clientes habituales, la empresa ofrece préstamos a plazos de hasta 1500 euros con un plazo de devolución de seis meses. Ambos productos estarán disponibles para invertir en ellos a través de Mintos. 

“Estamos encantados de ser uno de los primeros originadores de préstamos en puntos de venta en unirse a la plataforma Mintos. El mercado crediticio en línea de Rusia es uno de los más regulados a nivel mundial y estamos seguros de que los inversores se beneficiarán de este nivel extra de regulación. Kviku es uno de los principales prestamistas en línea a través de puntos de venta en Europa. Nuestro objetivo es diversificar las fuentes de financiación para los préstamos que concedemos en todos los países en los que operamos mediante nuestra alianza estratégica con Mintos“, afirma Nikita Lomakin, fundador y director ejecutivo de Kviku.

El importe medio del préstamo emitido por Kviku en Rusia es de 500 EUR y de aproximadamente 35 000 RUB. El periodo de vencimiento es de seis meses. Para los préstamos denominados en euros, la rentabilidad esperada neta anual es de hasta el 10%. En el caso de los denominados en rublos, de hasta el 17 %.

Todos los préstamos de Kviku estarán protegidos con una garantía de recompra, que entrará en vigor 60 días tras la fecha de mora. La empresa también ofrece a los inversores otro nivel de mitigación del riesgo, ya que mantiene en su balance el 10 % de cada préstamo para asumir parte del riesgo.

Hasta el martes, 31 de julio de 2018, Kviku ha concedido 250 000 préstamos con un valor de aproximadamente 15 millones de dólares. La empresa ha multiplicado su crecimiento por 10 a lo largo de los últimos 12 meses y cuenta con una cartera crediticia neta de 8 millones de USD.

Kviku se enorgullece de su rápido servicio, que se basa en una eficiente evaluación del riesgo. La empresa ofrece uno de los procesos de solicitud en línea más cortos del sector y puede analizar más de 10 000 parámetros Big Data en 20 segundos. Para ello, emplea unas 30 bases de datos para evaluar la solvencia de cada prestatario.

Kviku cuenta con un equipo de 25  empleados, que ha contribuido a crear y mantener el modelo de negocio de la empresa. Esta estrategia se ha traducido en más de 700 000 solicitudes. El usuario medio de Kviku tiene entre 20 y 35  años, con unos ingresos mensuales medios de 1000 euros y está pensando en realizar una compra en línea o presencial, aunque no dispone de suficientes fondos. El modelo empresarial de Kviku genera menos riesgo que los adelantos de salarios tradicionales, ya que solo los prestatarios habituales tienen acceso a préstamos en efectivo. En el caso de clientes nuevos, pueden solicitar préstamos sin efectivo para comprar bienes o servicios.

Ya puedes invertir en los préstamos al consumo de Kviku denominados en euros y rublos. ¡No los dejes escapar! Si utilizas la función de inversión automática y quieres sacar partido a esta oportunidad, no olvides actualizar tu configuración.

Comentarios